Kit "Haz tus galletas de Jengibre"

Las Galletas de Jengibre o “Pepparkakor” son unas galletas que se tomaban tradicionalmente en Navidad, aunque hoy día se toman en todas las épocas del año con el café o con el té.

PUEDE SER UN GRAN REGALO PARA ESTAS NAVIDADES.

¿ A quién no le gustan unas galletas caseras recién horneadas?

Más detalles

3,50 €

Añadir a la cesta

Este producto ya no está en stock

Estas Galletas de Jengibre tienen una larga historia en Inglaterra y Alemania. Esta dulce tradición se extendió por América a través de los colonos y todavía siguen realizando la receta original para determinadas fiestas, sobretodo la Navidad.

Para decorarlas nada mejor que un pequeño bote glassa blanca y mucha imaginación.

Este Kit contiene:

-        Mezcla de especias

-        Molde en forma de hombrecillo o en forma de ciervo.

-        Instrucciones para hacer las galletas

 

HOMBRE de JENGIBRE

Érase una vez una viejecita que vivía en una antigua casa  junto al camino.

Un día, la viejecita decidió, como sorpresa, cocinar algo especial.

Voy a hacer un hombrecito de jengibre – dijo.

Entonces  hizo una galleta de jengibre en forma de muñeco y la puso al horno. Pero pronto oyó una voz suave que gritaba:

¡Déjenme salir! ¡Déjenme salir!

La viejecita se acercó al horno para escuchar mejor, lo abrió y  ¡el hombrecito de jengibre salió de un salto! Atravesó la cocina a saltitos y corrió directo para afuera. El hombrecito ya estaba corriendo por el camino antes que la viejecita alcanzaran a salir de la casa. No podía correr tan rápido como él.

¡Alto! Quiero comerte. ¡Alto hombrecito de jengibre! – gritaba sofocada. Pero el hombrecito de jengibre no hizo más que cantar;

¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!

Pronto se encontró con una vaca.

¡Alto hombrecito! – mugió la vaca. – Te ves muy sabroso.

 Pero el hombrecito de jengibre simplemente se puso a correr más rápido, cantando:

– ¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!

Corría y corría la vaca, pero no pudo alcanzarlo.

Más allá se encontró con un caballo:

– ¡Alto hombrecito! – relinchó el caballo.- Pareces ser muy sabroso y tengo hambre.

Se puso a correr más rápido, galopaba y galopaba el caballo, lo más rápido que podía, pero no pudo alcanzarlo.

– Me escapé de unos viejos y de una vaca. – gritaba el hombrecito de jengibre, cantando a medida que corría:

¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!.

Y siguió corriendo, cada vez más lejos y cada vez más rápido. Se sentía feliz y orgulloso de su rapidez.

Por fin se encontró con un zorro viejo y astuto.

– ¡Alto! ¡Alto hombrecito! – le dijo el zorro, sonriendo burlón y lamiéndose los labios.

– Quiero hablar contigo -.

Pero el hombrecito de jengibre, ni se detuvo a escucharlo. Simplemente, cantó:

¡Corran, corran todo lo que puedan! ¡A mí no me podrán agarrar! ¡Soy el hombrecito de jengibre!.

El zorro viejo y astuto sabía correr muy rápido y corrió tras él. Lo siguió todo el camino a través del bosque.  No había pasado mucho tiempo, cuando llegaron a un río. El hombrecito de jengibre no sabía que hacer.

El zorro que no estaba muy lejos, le sugirió:

– Si saltas a mi cola te llevaré hasta el otro lado. Estarás seguro y seco.   Y yo te ayudaré, le dijo sonriendo para sí.

Entonces el hombrecito saltó a la cola del zorro y el zorro atravesó el río nadando.

Muy pronto el zorro le dijo:

– Pesas demasiado para llevarte en mi cola, salta a mi lomo.

El hombrecito de jengibre saltó al lomo del zorro. Muy pronto el zorro le dijo:

 – Pesas demasiado para llevarte en mi lomo ¿Por qué no saltas a mi hocico? -.

Y el hombrecito saltó al hocico del zorro.

Finalmente llegaron al otro lado del río. El zorro echó la cabeza hacia atrás y lo lanzó hacia arriba, el hombrecito cayó y el viejo zorro hizo ¡Crac! con los dientes, y se lo comió.

Y … así terminó el hombrecito de jengibre.

Escribe tu opinión

Kit "Haz tus galletas de Jengibre"

Kit "Haz tus galletas de Jengibre"

Las Galletas de Jengibre o “Pepparkakor” son unas galletas que se tomaban tradicionalmente en Navidad, aunque hoy día se toman en todas las épocas del año con el café o con el té.

PUEDE SER UN GRAN REGALO PARA ESTAS NAVIDADES.

¿ A quién no le gustan unas galletas caseras recién horneadas?

Escribe tu opinión

Productos relacionados